Nostalgia

17/08/2013 § 2 comentarios

Muchos ya me conocen. Oyen una y otra vez mis diatribas y discursitos sobre los temas de siempre. Me pongo muy vehemente, me vengo arriba, me pongo insoportable… hasta se podría decir que me pongo gilipollas.
Sé que no voy a convencer a nadie. Más aún, con mis parrafadas a más de uno (y una) caeré mal.
A mi edad, y peinando canas (cosa que yo mitificaba como imán de mujeres, ingenuo que es uno), la popularidad y el ‘ser majo’ con todo el mundo son conceptos que no me van mucho.

¿A qué vienen estas líneas/chorradas? A ésto:

Con dos cojones.
Y a propósito de: http://avilared.com/not/6312/_lsquo_fin_de_la_cita_rsquo__franquista_junto_a_la_muralla/

Vamos a lo importante, a la leyenda:
“Franco. En esta ciudad cuna de Santa Teresa de Jesús y capital de la provincia que vio nacer a la gran reina Isabel La Católica, no se tolerarán ofensas a la moral de Cristo bajo ningún pretexto. Ávila es leal; no traicionará a los caídos durante la cruzada gloriosa por Dios y por España. Ávila, Mayo, 1941. ¡Arriba España! ¡Viva Cristo Rey!”

Me dan ganas de cerrar el post aquí.
Continuaré un poco más, más que nada, porque nos esforzamos bombardeando las redes sociales para que os paséis a leer nuestras mierdas…
¿Por qué estos vestigios del pasado siguen en nuestras calles? ¿Por qué se toleran calles con nombres de héroes franquistas? El anterior Gobierno intentó erradicar todos estos recuerdos nostálgicos, pero su acción fue tibia y timorata. Los tiempos de la Memoria Histórica (se habla más de este término en los comentarios de una noticia al azar en la edición digital de El Mundo que en cualquier pleno de ayuntamiento), you know.

¿Qué hace aún esta placa en una calle de Ávila? ¿Cual es el propósito, el de verdad?
Cada vez que pregunto ésto a un nostálgico, siempre recibo la misma respuesta: “te guste o no, es parte del pasado de España”. Y tanto que lo es. Y parte del presente también.
Si esta placa, como algún que otro medallón frecuentemente atacado con pintura, son parte de la Historia de nuestro país, no deberían estar a la intemperie, expuestos a las inclemencias del clima abulense. Que tanta sorna no le abrume, querido lector. Estos objetos hace mucho tiempo que deberían haber sido retirados POR SENSIBILIDAD y si me apuran, bastaría con haberlos almacenado en un recinto visitable. Jamás a modo de homenaje (eso es lo que parece en pleno siglo XXI y con una Ley de Memoria Histórica mediante), claro está, sino a modo de educación para los burros las generaciones venideras.
Y no. Ni he vivido una guerra ni una posguerra ni he pasado hambre ni he tenido que trabajar desde niño para ayudar a mis padres. Me ha bastado con leer algún libro de vez en cuando (ya que fui educado en colegio religioso y no se llevaba mucho eso del pensamiento racional/crítico…) y gracias a eso, pensar QUE EN UN PAÍS DEMOCRÁTICO -DE VERDAD- NO SE CONSENTIRÍA ESTA CLASE DE DESVERGÜENZAS, ESAS FALTAS DE RESPETO Y DE HUMANIDAD EN PLENA CALLE.
No deberían hacer falta leyes para imponer lo que es justo y de sentido común.Mucho mejor, donde va a parar.
Ésta sí es la Marca España®. Despachar una sangrienta represión (porque llamarlo genocidio sería exagerado, ¿no?) con una mal llamada Transición, una Ley de Amnistía, dos palmaditas en el hombro y un pelillos a la mar. Ni un mal juicio en un juzgadillo de primera instancia. Mientras tanto, y hasta hace dos días como aquel que dice, una calle dedicada al Generalísimo (superlativo de general), otra al Alférez Provisional (el único bueno que conozco es éste: http://www.youtube.com/watch?v=WyT9xMENtqc) y otra dedicada a la fecha del glorioso levantamiento nacional, 18 de Julio.
Ésto, con Franco, no pasaba.

Anuncios

¿Por qué España no pertenece al Primer Mundo? Cinco puntos fundamentales.

25/04/2013 § 5 comentarios

1. Una democracia poco desarrollada

Treinta y cinco años son insuficientes para la fortaleza de una democracia parlamentaria. Son insuficientes para generar mecanismos de autoajuste.
En España se ilegalizan partidos en pleno siglo XXI. La democracia no debe ser acotada. Se requiere la participación de todos, guste más o menos el ideario del partido. Los demócratas-de-toda-la-vida no hacen honor a tal apelativo.
La corrupción política a todos los niveles está asumida. Concursos públicos opacos, arquitectos-estrella, favores a amiguetes, enchufismo,… fondos de la UE destinados a infraestructuras inútiles e innecesarias (aeropuertos y Alta Velocidad).

Luis I El Cabrón

Es difícil entender que los miembros del Tribunal de Cuentas (el órgano de supervisión económico-financiera del sector público estatal, autonómico y local, así como de la contabilidad de los partidos políticos) sean políticos.
Es difícil entender que partidos políticos persigan a jueces por investigar sus (presuntos) delitos.
Esa manía del Delegado de Gobierno de turno en soltar a los perros ante cualquier protesta social.
La (ir)responsabilidad de los medios de comunicación, intoxicando y radicalizando a los ciudadanos hasta convertirles en hooligans políticos, por propio beneficio. Servilismo que se recompensa con licencias de TDT o prebenda similar.

2. La rémora del franquismo

Consecuencia directa del anterior punto. O viceversa.
En Alemania o Italia (por citar dos democracias europeas cercanas) es impensable dedicar plazas y calles a golpistas o dictadores. La interpretación de la historia no debe ser tergiversada. Cualquier jovencito alemán ha sido educado sobre los horrores que causaron sus antiguos líderes y es la mejor forma de asegurar que errores del pasado no se vuelvan a cometer.

“Algo debe cambiar para que todo siga igual”

España es el único país en el que triunfó el fascismo. Yendo más allá, el Régimen no fue derrocado sino prorrogado (“Lo dejo todo atado y bien atado”), situación que no se asemeja a la ocurrida en otros países con menor tradición democrática que España (la llamada Primavera Árabe). El franquismo tuvo dos greatest hits: el atraso económico-social del país con respecto a Europa y el atraso cultural, de toda una generación de brillantes artistas que vieron sus pellejos en peligro.
Las tropelías cometidas durante la posguerra no serán investigadas y menos aún, juzgadas. Se explica sabiendo que hay partidos políticos que se niegan a condenar el franquismo a día de hoy.

3. La inexistencia del laicismo

Los ministros juran sus cargos delante de un crucifijo. Los días festivos son festividades religiosas. Miembros de la Iglesia en los consejos directivos de las cajas de ahorros (inmersas en un proceso obligado de concentración y fusión). Se recortan los presupuestos de educación pública pero no se tocan las subvenciones a la educación concertada. Leyes que son atacadas o rebajadas por la presión de la Conferencia Episcopal Española.

“Equis! Uve! Palito!”

Es ridículo plantear la separación efectiva Estado-Iglesia. Según datos de la propia CEE, el Estado otorga 12,5 millones de Euros mensuales para “el sostenimiento básico de las diócesis” (150 millones al año, prácticamente 25000 millones de pesetas) a lo que hay que añadir rebajas fiscales: exención de contribuciones especiales, exención de Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras,… De lo que no se habla es de la exención del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles estipulado en la Ley de Mecenazgo de 2002 (se estima en 100.000 propiedades a lo largo de la Piel de Toro). Tampoco se menciona el destino de las obras sociales de las Cajas de Ahorro dedicadas a la restauración de monumentos, entre ellos muchos inmuebles propiedad de la Iglesia (así que, llámenme malpensado, yo creo que el cepillo no se utiliza para mejorar rosetones y bóvedas de crucería).

4. Una clase empresarial caduca y medieval

Una lacra absoluta. Las grandes empresas españolas son, en su mayoría, la privatización de los antiguos monopolios estatales, eso que se denomina campeones nacionales. Empresaurios incapaces para la gestión y la competitividad que ello implica. Auténticos negreros de tiempos pretéritos, previos al sindicalismo. El miedo al despido se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de los españoles y en el arma perfecta para la sodomización al trabajador. Se ha aprovechado durante esta crisis a otorgar mayor poder al empresario frente al trabajador, circunstancia aprovechada para reducir plantillas por aquello del qué-dirán-los-accionistas y para masacrar directamente en los convenios colectivos.

Conciliación laboral y familiar.

Por no hablar del fraude fiscal. Todos los desfalcos y mamoneos de las grandes empresas son el cáncer más grande de este país y el que nos arrastra al sumidero tercermundista. Como agravante, las PYMES (auténtico motor económico) son fritas a impuestos y la burocracia para su constitución sigue siendo cara e interminable.

5. El carácter español

Un Pueblo aborregado y pasota, incapaz de elaborar juicios propios y no ser manipulado. ¿Qué más tienen que hacer los gobernantes en Madrid, Comunidad Valenciana, Cataluña o Andalucía para echarlos a patadas?
Un Pueblo egoísta y cainita, incapaz de involucrarse en el progreso común.

“Soy español. ¿A qué quieres que te gane?”

Un Pueblo inculto. Tasas de analfabetismo y fracaso escolar INACEPTABLES. Tasas de lectura y comprensión lectoras INACEPTABLES. Faltas de ortografía INACEPTABLES. Nivel de idiomas INACEPTABLE. Shares televisivos INACEPTABLES. Noticias como ésta: http://www.abc.es/20120221/deportes-futbol/abci-museo-barca-tercero-visitado-201202211642.html INACEPTABLES (sin coñas, gracias). Que los Gobiernos dediquen esfuerzos en promover la incultura (subiendo tasas, creando cánones, penando el comparto de archivos) es desesperante.
Un Pueblo racista, machista y homófobo. Las diferencias salariales son excusa suficiente para poner responsables al extremo de una soga. Una sociedad moderna es incompatible con todo tipo de discriminación.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con democracia en La Colonoscopia.

A %d blogueros les gusta esto: