Boy Bands o ‘How I Learned To Stop Worrying And Love The Show Business’ (II)

28/03/2013 § 1 comentario

Take That. La boy band británica por excelencia.
Oriundos de Manchester (como los Buzzcocks, los Smiths, los Stone Roses,…). Nigel Martin-Smith fue el padre de la criatura.
Musicalmente, añadieron a los artificios de sus predecesores las baladas y el pop mainstream. Un inicio gay-friendly con un primer disco muy tibio, ‘Take That And Party’ (sic) que desaparece ante el tsunami que supone ‘Everything Changes’ en el ‘93. Dos años de promoción, millones de discos, gira mundial.

Gary Barlow, Mark Owen, Jason Orange, Howard Donald y Robbie Williams.
Portada intencionalmente desafortunada.

Se editan seis singles (‘Pray’, ‘Love Ain’t Here Anymore’,…) durante este tiempo hasta publicar su tercer LP ‘Nobody Else’ (’95, Arista). Disco capital y a la vez defuncional del que se extrajeron hasta cinco singles, entre ellos el celebérrimo ‘Back For Good’.
Ese mismo año sería el de la disolución del grupo. Robbie Williams abandona el grupo tras el ultimátum por sus excesos con las drogas. Las malas lenguas también achacan la ruptura a cierta batalla de egos (Gary Barlow se encargaba casi por completo de las letras).
A pesar de seis años de éxito (45 millones de copias vendidas), el grupo estaba acabado debido al ascenso del britpop (la lucha Blur-Oasis que tanto dinero dió a la New Musical Express) y a la competencia: Spice Girls.
Y lo que son las cosas, diez años después sacan un greatest hits que resulta tener éxito y el comeback viene servido. Tras ésto, dos discos discretos (‘Beautiful World’ y ‘The Circus’, algún single salvable), otro recopilatorio y la vuelta de Robbie Williams acaba por devolverles a la primera fila.
Canción-franquicia: ‘Back For Good’ (link: http://bit.ly/dfcm5i)

Backstreet Boys. La boy band más exitosa y la que más estragos femeninos causó (“yo soy de Nick” “pues yo no, yo soy más de A.J.”).
Mediados los años ’90, confluyen las caídas de NKOTB y Take That. Spice Girls tienen su cuota pero Lou Pearlman (recuerden ese nombre) rapiña el hueco de mercado teen y lanza la next big thing.
Al contrario que sus predecesores, alcanzan la cumbre desde el disco de debut, ‘Backstreet Boys’ (‘96). Y un año después cae el segundo LP, ‘Backstreet’s Back’. Curiosamente, Europa fue su primera conquista y el empujón para dominar las listas americanas. Cinco años intensos, un single tras otro y una gira tras otra.

A. J. McLean, Howie Dorough, Brian Littrell, Nick Carter y Kevin Richardson.
Próximamente en sus carpetas del insti.

En el ’99 llega, ‘Millenium’ (que acabaría siendo su mayor éxito comercial) y en el ’00, ‘Black And Blue’. Y desde ese año, a vivir de las rentas con discos-coñazo.
¿Sus cifras? 130 millones de discos vendidos, tres discos colocados como #1 en ventas,…
Cinco muchachos arquetipados de Orlando, que aunque hayan intentado –sin éxito- quitarse el sambenito boy band, sacudieron la industria musical como no se había hecho desde MJ. En un orgasmo kitsch, NKOTB y BSB realizaron una gira comeback conjunta en 2011 (‘NKOTBSB’, una originalidad por su parte). Tras la vuelta de Kevin, el grupo se mantiene activo y publicará nuevo material.
Canción-franquicia: ‘Everybody (Backstreet’s Back)’ (link: http://bit.ly/jbvKHg)

*NSYNC o ‘N Sync fueron la última gran boy band.
Mantenían todas las señas de identidad del género (bien parecidos, vestuario-peinados-estilo musical acorde a los tiempos) pero poniendo más énfasis en los números de coreografía. Contemporáneos de Backstreet Boys y dirigidos por Lou Pearlman (¿les suena?), su éxito -56 millones de copias- fue también global, comenzando por Europa (aunque en España nadie supero a BSB) pero fue más efímero -4 años- y centrado particularmente en su segundo disco ‘No Strings Attached’ (’00, Jive).

Lance Bass, JC Chasez, Joey Fatone, Chris Kirkpatrick y Justin Timberlake.
“Veamos… cada uno pesáis alrededor de 75 kilos… entonces llevo 300 kilos de lastre”

Exceso de producción. Saturación en radios y tv. Bolos multitudinarios. Nada fue suficiente.
La patada de Justin Timberlake a sus compadres era previsible, concentró el trabajo creativo del siguiente disco ‘Celebrity’ (’02), tras lo cual comenzó su carrera como solista. El comeback no está a la vista.
Canción-franquicia: ‘Bye Bye Bye’ (link: http://bit.ly/65kpXp)

Los *NSYNC cerraron la época dorada de la boy bands, dando paso al nuevo teen pop de los primeros años del siglo XXI dominado por jovencitas.

¿De quién nos olvidamos? / ¿Por qué?

Boyz II Men: Born in Philadelphia, paridos y criados bajo el sello Motown. Siguiendo la estela de New Edition, es la boy band más respetada por los críticos (y por las listas de ventas) precisamente por su origen y por las cualidades vocales de sus miembros / Prácticamente inéditos en España.

Boyzone-East 17-Big Fun-Bros-Point Break-Five-Westlife-Another Level-98 Degrees… Intentaron hacerse un hueco en este mundillo y aunque hubo algún logro (Westlife colocaron 50 millones de copias), no consiguieron hacer sombra a los grandes

Jonas Brothers-One Direction-The Wanted-Auryn: Por clavar los clavos del ataúd del fenómeno ‘boy band’. Gentuza.

PLAYLIST EN SPOTIFY: http://open.spotify.com/user/lacolonoscopia/playlist/646GLXgpOdZ6ic59gfDVuu

LEER LA PRIMERA PARTE: https://lacolonoscopia.wordpress.com/2013/03/28/boy-bands-o-how-i-learned-to-stop-worrying-and-love-the-show-business-i-3/

Anuncios

Boy Bands o ‘How I Learned To Stop Worrying And Love The Show Business’ (I)

28/03/2013 § Deja un comentario

Siempre me han producido fascinación estos grupos.

Saben que pronto desaparecerán, saben que son un producto artificial. Sus canciones son ñoñas, su estilismo y gusto musical son propios de H&M (moderno, pero barato y de poca calidad) y aún así, no se extinguen.
Tu primer contacto (en realidad no lo hay) son esas reuniones “secretas” que organizaban las chicas de tu instituto. Aquellas chicas (a las que intentabas manosear sin éxito por aquello de la curiosidad adolescente) llevaban sus carpetas forradas con fotos y pegatinas de la Superpop o la Bravo. Aprendían sus canciones y coreografías. Alguna que otra ingenua les enviaba cartas perfumadas. Lo que han hecho estos grupos por la sexualidad femenina adolescente no hay libros suficientes que lo estudien.

Por definición, una boy band es un grupo vocal formado por varios jovencitos, “bien” vestidos, “bien” peinados, estereotipados (desde el macarrita al perfecto yerno para tu madre), con mejores o peores dotes para el playback y el bailoteo, dirigidos desde la sombra por productores despiadados con los testículos pelados en la industria musical. Merchandising con patas, a la última en cuanto a tendencias musicales del momento. Surgen de talent shows tipo Operación Triunfo, perfecto banco de pruebas para su target: las jovencitas.
Como veremos, hay patrones que se repiten: 1) El miembro más carismático del grupo les acaba dejando tirados (lo que yo llamo hacer un ‘Amaia Montero’ de libro). 2) Lo de las giras y discos de comeback también tiene su aquel: “Ya era hora de reunirnos”  traducido “Poco os llamé cuando pegué el portazo”; “Llevamos ocho años queriendo hacer este disco”  traducido “Lo que ganamos nos lo fundimos en farlopa, llevamos ocho años sin comer caliente”.

El fenómeno de las boy bands nació (como muchas otras mierdas kitsch) en los ’80 con los New Edition y los New Kids On The Block, ambas de Boston.

New Edition fueron encasillados en el llamado new jack swing, un subgénero pop a caballo entre el R&B y el hip-hop (¿Alicia Keys? ¿W.Houston? ¿A.Winehouse?… bonitas, no habéis inventado nada). Música negra, heredera del soul y la Motown. Cinco chavalillos (13-15 años) que despuntaron en concursos de talento hasta lograr el pelotazo en el ’83 con su ‘Candy Girl’. Aquí tenemos al precursor de mi querida Amaia, Bobby Brown (el que aplaudía la cara a la difunta Whitney Houston, nada más y nada menos) les mandó a freir espárragos en el ’86 para llevarse los millones muertos.

Ralph Tresvant, Ronald DeVoe, Michael Bivins, Ricky Bell y Bobby Brown.
Sin siquiera edad para comprar alcohol

Como curiosidad, despidieron a su manager Maurice Starr tras fichar por MCA. Tras sucesivos (e improductivos) litigios para llevarse tajada, Starr se las organizó para crear la primera boy band global: New Kids On The Block.
Canción-franquicia:  ‘Candy Girl’ -no, no es el ‘ABC’ de los Jackson 5- (link: http://bit.ly/6jGWSv)

NKOTB al contrario que New Edition –una música más ‘local’ dicho con muchas comillas- sí tuvieron éxito global y fue la primera boy band en triunfar en España. Starr, borracho de despecho, se encargó de todo: les reclutó, negoció su contrato con Columbia y controló toda la parcela creativa (letras y coreografía).
Pese a un debut blandito y poco prometedor, el éxito global llega en el ’88: Hangin’ Tough’. El primer single ‘Please Don’t Go Girl’ recibió una buena acogida del público y a la major no le hizo falta más: inyección publicitaria al canto y estos muchachotes sonando por todas las radios. Después vendrían ‘You Got It (The Right Stuff’, ‘I’ll Be Living You (Forever), ‘Hangin’ Tough’, y ‘Cover Girl’.

Jordan Knight, Jonathan Knight, Joey McIntyre, Donnie Wahlberg y Danny Wood.
Los nuevos chavales del bloque.

Dos años después publicarían el siempre difícil tercer disco: ‘Step By Step’. Funcionó mejor fuera de los EEUU, a pesar de una agresiva campaña de merchandising. Del ’86 al ’92, nadie les hizo sombra. Ochenta millones de copias vendidas a sus espaldas.
Detalle curioso: el hermano pequeño de Donnie, un tal Mark Wahlberg, estuvo a punto de participar en el grupo desde el principio. Se decantó por una corta aventura musical paralela (Marky Mark And The Funky Bunch).
El show business es duro y el éxito, efímero. Su popularidad decayó rápidamente por tres motivos: se perdieron en pleitos absurdos, la brutal irrupción del grunge y lo mismo que le ocurrió a Elvis con la British Invasion, la competencia directa de otros jovencitos británicos: Take That. Del comeback de NKOTB hablaremos después.
Canción-franquicia: ‘Step By Step’ (link: http://bit.ly/hVhmbg)

CONTINÚA: https://lacolonoscopia.wordpress.com/2013/03/28/boy-bands-o-how-i-learned-to-stop-worrying-and-love-the-show-business-ii/

PLAYLIST EN SPOTIFY: http://open.spotify.com/user/lacolonoscopia/playlist/646GLXgpOdZ6ic59gfDVuu

Firme usted aquí (III)

04/03/2013 § 4 comentarios

LECTURAS DE MEDIA NOCHE (POR BETTIE PAGE)

Me lo recomendaron, pero miré hacia mi mesilla de noche y me esperaba una columna de cinco libros de historias románticas y amorosas, propios de una chica ‘de bien’. No me decidía a comprarlo, por lo que tuvo que llegar mi cumpleaños para ver ese paquete rectangular de x centímetros de grosor. Era él, EL LIBRO. No dudé en abrirlo y ojearlo, tanto lo ojeé que se me hicieron las tres de la mañana cuando tenía que ir a trabajar al día siguiente, pero no podía dejarlo, ¿por qué?

Cuando me iba a terminar el primer tomo se lo comenté a mis amigos y a todo el mundo se le ponía una ‘sonrisilla’ en la cara, -¡serás guarrilla!- me llegaron a decir entre bromas y risas. ¿Guarrilla? ¿Yo? La verdad es que ni siquiera me lo había planteado, simplemente estoy leyendo una novela que versa sobre una historia de amor que describe ‘minuciosamente’ cada momento de intimidad, una intimidad un tanto extraña, pero que por alguna razón es el gancho del libro.

Un magnate de los negocios, guapo, terriblemente guapo, joven, rico y con un problema grave de personalidad: un salido que goza con hacer daño a las mujeres. Un argumento un tanto arduo que ha sido todo un éxito en el mundo. Me asusto por un momento. No sé por qué estoy ansiosa de seguir leyendo, pero no me siento tan mal cuando pienso que hay millones de chicas que les ha pasado lo mismo. No estoy mal de la cabeza.

A las mujeres nos gustan los chicos ‘difíciles’, que nos hagan sufrir ‘un pelín’, puede que ese sea el quiz de la cuestión. El típico ‘tira y afloja’ que hace que las relaciones mantengan la ‘chispa’ y que la reconciliación sea, por supuesto, mucho más placentera. Como todos sabemos la línea entre el amor y el odio es muy fina y rebasarla es lo más sencillo del mundo. Las páginas del libro están plagadas de estas ‘desavenencias’ y es muy curioso cómo las resuelven: una mirada, una caricia, un beso y ya sabéis como sigue, con un sinfín de posturas sexuales y juegos eróticos bajo las manos hábiles del protagonista, una buena manera de resolver los problemas. Creo que este libro ha abierto muchas mentes y ha conseguido que desaparezcan muchos tabues de esta sociedad, como es hablar de sexo, si de SEXO, no pasa nada.

Pero además de lo sexual, lo que nos ‘engancha’, es que  a lo largo de la trilogía podemos comprobar como ‘el amor’ lo puede todo y cómo el hombre ‘cambia’ para que la protagonista no le abandone. En el fondo somos unas románticas empedernidas aunque lo queramos negar y nos encanta ver como el que parecía ser el amo de la situación, se hace el sumiso ante nuestros ojos. Guau. Un ‘millonetis’ que es sucumbido por una jovencita recién graduada. Si ella puede, YO TAMBIÉN.

A partir de este best seller se han sucedido diferentes divorcios porque ‘sus maridos no estaban a la altura’ e incluso falleció una mujer al intentar recrear ‘uno de los polvos sado’ que se narran. Creo que debemos analizar la realidad y separarla del mundo de Grey, poner los pies en el suelo y seguir con nuestra rutina. Es un libro entretenido, pero nada más.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/informacion/2013/01/28/50-sombras-grey-muere-joven-tratando-imitar-practicas-sexuales-descritas-libro/00031359381168928341936.htm

Por el momento yo voy a seguir leyendo novelas eróticas porque me gustan, que diantres, pero creo que más de una debería leer ‘Cincuenta sombras de Gregorio’, la historia de la escritora Rossella Calabrò, que ensalza al hombre corriente en una novela humorística y que convierte en héroe a la antítesis de Christian Grey. Más que nada, para que el día a día sea más llevadero.

Imagen

Genios Y Locos De Los Escaques

24/02/2013 § 3 comentarios

El ajedrez es, junto a las matemáticas y la música, la actividad que más niños prodigio produce. Para hacerse una idea de la complejidad de éste juego, híbrido de deporte, ciencia y arte, basta decir que el número de partidas posibles que se pueden desarrollar en el tablero es mayor al número de átomos que hay en el universo, 10120 por 1080.

 

http://en.wikipedia.org/wiki/Shannon_number

Image

La relación entre mentes brillantes y actitudes extravagantes ha sido una constante en la historia del ajedrez. En un ensayo titulado de manera magnífica Cómo la vida imita al ajedrez, Gary Kasparov habla de las extrañas fobias contraídas con el tiempo por las leyendas de éste juego. Akiba Rubinstein, por ejemplo, empezó a ser víctima de una timidez patológica. Tras realizar un movimiento, corría a esconderse en un rincón de la sala a esperar la réplica de su adversario.

Bobby Fisher, el americano que acabó con la hegemonía soviética,poseía más coeficiente intelectual que un tal Einstein. A un joven Fisher le preguntaron en una ocasión quién era el jugador más fuerte del mundo. Puso tal cara de asombro que el interlocutor tartamudeó: “Aparte de ti, claro”. Su carrera profesional estuvo repleta de imprevistos, desplantes, abandonos, polémicas, revuelo mediático y político y sobre todo un aura de leyenda que, para bien o para mal, le convirtió en uno de los personajes más emblemáticos del siglo XX.

Fue en el Washington Square Park de Manhattan dónde el propio Fisher empezó Imagea deslumbrar con su preciso juego. Hace ya muchos años que allí se ganan la vida un grupo de jugadores apostando a partidas rápidas o blitz. Entre ellos estuvo un día el director de cine Stanley Kubrick, quién subsistió gracias a esas partidas en un inestable periodo de su vida. De Kubrick se sabe que elegía para sus películas a actores que supiesen jugar al ajedrez, para así soportar mejor los largos tiempos de rodaje.

El actual número uno del mundo, el noruego Magnus Carlsen, ha superado lo que años atrás parecía inalcanzable, el récord histórico de Kasparov de 2851 puntos ELO, y con tan sólo 22 años. Cuando tenía 4 años, Carlsen empezó a leer un libro sobre Noruega y sus pueblos. Al poco tiempo, dejó impresionados a sus padres al ver qué, allá dónde viajaban, el pequeño Magnus conocía, no sólo todos los pueblos, sino su número exacto de habitantes. Con 13 años, en su primer enfrentamiento contra el propio Kasparov, consiguió lo que pocos jugadores de élite podían lograr en aquel momento, hacer tablas . Al día siguiente, en la segunda partida, no pudo evitar la derrota, y  muy cabreado después de la misma exclamó “¡he jugado como un niño!”.

El genial ucraniano Vasili Ivanchuk, cuyo inestable sistema nervioso le ha privado, probablemente, de ser campeón del mundo, contaba durante el último torneo de Gibraltar, Imageuna anécdota que describe a la perfección su particular forma ser. Era el año 1996 y estaba en juego el duro torneo de Las Palmas. Era de noche y al día siguiente le esperaba nada más y nada menos que Anatoli Karpov. Pero eso a Vasili no le preocupaba, tenía otras cosas en la cabeza. Necesitaba saber la forma de hallar que un número fuese divisible por siete, sin tener que realizar la división. Él ya sabía que los matemáticos habían hallado esa fórmula muchos años atrás, pero quería descubrirla por sí mismo. Sobre las cinco de la mañana lo consiguió, ya tenía la dichosa fórmula. Al día siguiente firmaría tablas en una partida que duró seis horas contra uno de los mejores jugadores de todos los tiempos.

En el XXVIII Campeonato del Mundo que en 1978 enfrentó a Karpov y Korchnoi, sucedieron una serie de disparates más cercanos a un sketch de La Hora Chanante que a un Campeonato del Mundo de ajedrez. Se cuenta que se tuvo que poner un tablón separador debajo de la mesa porque se daban patadas. Korchnoi se quejaba de que a Karpov le pasaban mensajes codificados en los yogures que comía durante la partida. Karpov contrató a un parapsicólogo que se sentaba en la primera fila del público, con el fin de mirar fíjamente a Korchnoi y desconcentrarle. A lo que el propio Korchnoi contrarrestó, de manera tan infantil como brillante, poniéndose unas gafas de espejo, en las que Anatoli podía ver reflejado el tablero.

Image

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Tales De Mileto en La Colonoscopia.

A %d blogueros les gusta esto: