La revolución de los callos

21/01/2014 § Deja un comentario

En cierta izquierda –como ha ocurrido en Burgos- ven un adoquín levantado y se ponen cachondos. Dicen que Marx vuelve a estar de moda, y todo se interpreta como un signo de que el Capitalismo está a punto de estallar. Lo cual, por cierto, sería un palo para los comunistas chinos, ahora que le han cogido el truco. Pero lo cierto es que la protesta estalla cuando a uno le quitan la plaza de aparcamiento, que uno puede estar en el paro, pero no estar media hora dando vueltas con el coche.

Unos 200Km al sur otra protesta estalla, esta vez eso sí, sin adoquines de por medio. No deja de sorprenderme la fiebre que ha habido en las últimas semanas en Twitter por la posible desaparición del Real Ávila. Al poco, de la sorpresa pasé al cansancio y de ahí a dejar de seguir a cualquier persona que insistiese en exceso con el tema. En el Adolfo Suárez tenemos nuestro particular Coliseum Alfonso Pérez. Si un día a Springsteen le da por tocar en el Coliseum no pasaría del 30% de aforo y no más del 20% si lo hiciese en el Adolfo Suárez. No por Springsteen vaya, sino porque son estadios que dan una especie de bajona indescriptible. Así que supongo que toda esa gente enfurecida vería los partidos por streaming o, como hacen en Vallecas, desde las plantas superiores de los edificios cercanos.

Deberemos acostumbrarnos a las protestas poco revolucionarias. A que la gente salga a la calle porque no fabrican la Coca-Cola con su nombre o porque en los bares ya solo ponen de pincho callos enlatados. Lo cual, por cierto, es para quemar algún contenedor que otro.

 

Imagen

El síndrome de Trithemius

12/10/2013 § 1 comentario

Johannes Trithemius fue un monje alemán que vivió a finales del siglo XV y principios del XVI. Su labor, como la de muchos otros monjes escribanos, consistía en salvaguardar y proteger el legado cultural que habían recibido.

Gracias a su obra De Laude Scriptorum se saben cuáles eran las ideas que este benedictino tenía sobre la tecnología que estaba revolucionando aquellos últimos años del siglo XV, y que, según él, ponía en peligro, empobrecía y desprestigiaba la transmisión de la cultura. Se refería por supuesto a la imprenta

Algo más de cinco siglos después la sombra de Trithemius sobrevuela las murallas y se apodera de las almas de algunos políticos abulenses. Esta vez no es la imprenta lo que preocupa, sino internet y las redes sociales. El miedo y temor que suscitan recuerdan a lo que sufrió el monje escribano alemán.

El juego político en Ávila lleva mucho años sin moverse apenas unos centímetros. Televisión local al servicio del Ayuntamiento y la Junta, entrevistas en radios afines más suaves que las que realiza una madre a su hijo a la vuelta de una fiesta, periódico local que más bien parece un book fotográfico del alcalde de turno que un medio serio…

Y de repente llega internet, los blogs y las redes sociales, especialmente Twitter. Y los políticos, como ya le ocurrió a Trithemius hace siglos, en vez de entender el cambio y aprender a convivir con él, empiezan a tener sudores fríos y a ponerse nerviosos. ¿Qué necesidad tiene la gente de opinar públicamente? Se preguntan. ¿Es que no les vale con votar cada cuatro años?

Ellos, por no perder el carro de la modernidad, se abren una cuenta en esa red social. Faltaría más. Pero lo entienden mal. Esto ya no es una noticia del periódico local. Aquí la gente puede contestar, corregir e incluso criticar. Llegados a este punto existen dos opciones razonables: contestar con educación o no contestar. Pero fruto de el síndrome de Trithemius a estos políticos les da por coger su móvil y hacer llamadas más propias de la mafia de Nueva Jersey que de un partido político del Siglo XXI.

Tampoco hay que sacar las cosas de quicio. A nosotros no nos lee tanta gente, ni tampoco a ese blog abulense que tanto inquieta a algunos. Señores, el juego ha cambiado. Les vendría bien darse cuenta pronto.

Inauguración

09/02/2013 § Deja un comentario

Fecha estelar 2013.02.09.

Bienvenidos a La Colonoscopia Blog.
El sufrimiento ha acabado. Ya estamos aquí. 

Breve presentación de nuestras secciones:
MOCIÓN DE CENSURA: Política
LA GAMBETA: Deportes
ATENCIÓN AL CLIENTE: Sociedad y Economía
TALES DE MILETO: Cultura
ROUTE 66: Música
McGUFFIN: Cine
REVISTA DE MEDIOS: TV y prensa
MATRIMONIADAS: Humor
FIRME UD. AQUÍ: Columnistas
Como pequeño extra, un apartado especial de crítica gastronómica sobre los locales de nuestra ciudad, con nuestro sistema de valoración patentado: el Mierdómetro.

Esperamos vuestras visitas y comentarios.
Podéis seguirnos en Facebook (http://www.facebook.com/lacolonoscopia) y Twitter (@LaColonoscopia).
Un saludo.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Sin categoría en La Colonoscopia.

A %d blogueros les gusta esto: