Diez títulos deportivos imprescindibles

06/07/2013 § Deja un comentario

1. Historias del Calcio. Enric González.Imagen

Las columnas que Enric González escribió en El País desde 2003 a 2007 son lo mejor que se ha escrito sobre fútbol en nuestra lengua, con permiso de Fontanarrosa y su 19 de Diciembre de 1971 (bit.ly/nWDo8). Si a uno le gusta el fútbol y la literatura este libro es imprescindible.

2. El ritmo de la cancha. Jacobo Rivero. Imagen

Trece historias deliciosas que nos hacen recorrer el mundo geográfica e históricamente a ritmo de jazz. De la Segunda Guerra Mundial a Palestina, pasando por la siempre presente Nueva York, los “cancheros” argentinos, etc. El baloncesto es universal y este libro nos lo demuestra con esas historias que nos llevan a lo más importante y bonito de este deporte. Una grata sorpresa.

3. Grupo Salvaje. Manuel Jabois. Imagen

Si aun no saben quién es Jabois se están perdiendo a uno de los mejores escritores de la actualidad (bit.ly/1a1fzeX). Pertenece a la magnífica colección Hooligans Ilustrados de la Ed. Libros del KO. Jabois nos cuenta el madridismo ligado a su infancia desde su particular y adictiva prosa.

4. Ajedrez y Ciencia, pasiones mezcladas. Leontxo García. Imagen

El ajedrez además de ser una mezcla de juego, arte y ciencia es un deporte. Y Leontxo García toda una institución a nivel mundial dentro del mismo. Este libro editado por la prestigiosa Drakontos, además de una auténtica joya, es una introducción a todas las ramas de la ciencia relacionadas con este juego. Los encuentros que narra Leontxo con el mítico Bobby Fisher es más que suficiente para pagar su importe.

5. El sueño de mi desvelo. Antoni Daimiel. Imagen

Este libro tiene algo de sentimental para los que nos enamoramos del baloncesto con las narraciones de Andrés Montes y Antoni Daimiel sobre la NBA en Canal+. Las andanzas de los dos comentaristas por EEUU sacarían una sonrisa hasta a Marhuenda.

6. El autoestopista de Grozni y otras historias de fútbol y guerra. Ramón Lobo. Imagen

Otro más de la colección Holigans Ilustrados. El veterano corresponsal de guerra Ramón Lobo nos cuenta como el fútbol también tiene cabida en los principales conflictos de finales del siglo XX y principios del XXI, desde Grozni a Sarajevo, y desde Sierra Leona a Irak. Por ejemplo, durante la guerra de la ex Yugoslavia, el propio Ramón Lobo sirvió como correo para mantener en contacto al futbolista Meho Kodro con su familia.

7. Plomo en los bolsillos. Ander Izaguirre Imagen

Por este libro ruedan los más grandes de la historia de la ronda gala, y del ciclismo en general, pero también lo hacen los eternos segundones e incluso grandes perdedores y personajes anónimos que nunca ocuparon el destacado lugar que merecían en la historia. En Plomo en los Bolsillos tienen cabida los otros protagonistas del Tour que nadie recuerda, y que tienen historias igual de interesantes (si no más) que las de los vencedores.

8. Ganar es de horteras. Guillermo Ortiz Imagen

Otra grata sorpresa. Guille Ortiz forma parte de la nueva generación de prometedores escritores (bit.ly/Ls2fSU). Igual que Enric González pone de escusa el Calcio en sus Historias del Calcio para hablarnos de otras muchas cosas, Ortiz lo hace con el Estudiantes. Lectura deliciosa que se hace corta.

9. Futbolistas de izquierdas. Quique peinado Imagen

Quique Peinado nos cuenta la historia de unos cuantos los futbolistas que han dado el paso de manifestar sus ideas políticas y su compromiso con la izquierda, sin temor a las posibles represalias y jugándose el tipo en algunos casos de forma literal. Aunque el libro no es tan literario como otros títulos aquí nombrados, el trabajo de documentación es irreprochable.

10. Correr. Jean Echenoz Imagen

Libro del genial escritor francés basado en la dura vida del atleta checo Emil Zátopek, una de las leyendas del atletismo. Un clásico.

Anuncios

Pedja Stojakovic. Sangre balcánica.

20/04/2013 § Deja un comentario

Al igual que si uno nace en los arrabales de Buenos Aires adquiere un don natural para dar patadas a un balón, si viene al mundo en lo que un día fué la República Socialista Federativa de Yugoslavia lo tiene medio hecho para ser alguien en ésto del baloncesto. Vamos, que es ponerle un poco de ganas, o a veces ni eso.De ahí nació la mejor selección FIBA de la historia. Los Petrovic, Divac, Kukoc, Radja, Paspalj, Savic, Danilovic y compañía marcaron una época. La guerra en Yugoslavia privó al mundo de ver a esa irrepetible generación enfrentarse al Dream Team de EEUU en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. El propio baloncesto  fue usado por los políticos yugoslavos para enfrentar a la población, exagerando hechos como el incidente de Divac con la bandera croata justo después de ganar Yugoslavia el mundial de baloncesto de 1990.

Pedrag, Peja Stojakovic, nació el 9 de Junio de 1977 en Pozega (actual Croacia), y aunque no perteneció a esa generación dejó una huella imborrable en el baloncesto. Mi primer recuerdo de Peja fue en el Eurobasket de 2001, acribillando a España en las semifinales con 30 puntos. Los jóvenes Gasol y Navarro tenían poco que hacer frente a un Peja que fue el mejor jugador del torneo, llevando a la selección de Yugoslavia al título. Fue justo ese año cuando, después de dos temporadas como suplente, explotó en los Sacramento Kings de la NBA, promediando 22 puntos y 6 rebotes por partido, así como un excelente 40% en tiros triples, entrando así en la aristocracia de la liga. Justo ese año Peja está a punto de conseguir el MVP de la temporada, pero un joven Tracy por qué eres tan bueno McGrady le arrebata finalmente el título.

Image

Junto a Mike Bibby, Doug Christie, Chris Webber y Vlade Divac conformó un equipo inolvidable. En 2002 protagonizaron uno de los mejores duelos de la historia de la NBA frente a los Lakers de Saquille O´Neal y Kobe Bryan en la final de conferencia. Posiblemente, dos de los diez mejores jugadores de la historia del basket, como O´Neal y Kobe, tuvieron que exprimirse al máximo para ganar por 4-3 a unos Sacramento que no volverían a llegar tan lejos. Peja pudo quitarse el mal sabor de boca ese mismo verano proclamándose campeón del mundo con Yugoslavia, anotando 26 puntos en una gran final contra Argentina.

Image

En la temporada 2003-04 fué el segundo máximo anotador en la NBA, con 24,2 puntos de media, siendo superado otra vez por McGrady. A partir de la 2005-06 empezaría un periplo por varios equipos como Indiana, Hornets o Raptors en el que su sueldo iba aumentando a la par que sus estadísticas iban decreciendo. No obstante, su privilegiada relación con el aro le permitió marcar un nuevo hito el 19 de noviembre de 2006, al convertirse en el primer jugador de la historia en anotar los primeros 20 puntos de su equipo en un partido, ante los Bobcats.

Ya en 2011 y lastrado por las lesiones, Stojakovic firmó un contrato por el mínimo (400.000 dólares), con los Dallas Mavericks. Su decisión fue muy aplaudida por expertos, ya que consideraban que Peja estaba perdonando mucho dinero de Europa para poder hacerse finalmente con el ansiado anillo de campeón NBA. Sin embargo, su muñeca aún guardaba un último recital. Fue, además, una pequeña venganza contra los Lakers. En el cuarto partido de su duelo en la semifinal de conferencia, Stojakovic hurgó en la herida de los angelinos, que fueron dolorosamente barridos (4-0) con una escandalosa paliza (122-86) en la que Peja volvió a mostrarle letal, infalible en las seis veces que se levantó desde más allá del perímetro (http://www.youtube.com/watch?v=PL_CDL_P7S0).
El 12 de Junio de 2011. Peja se hacía con su anillo, después de que los Mavericks barriesen del mapa a los Miami Heat de Lebron. Stojakovic conseguía su anillo tras 13 años en la NBA y con 34 años.
Image

Si se combina el número de triples anotados en temporada regular (quinto, por detrás de Reggie Miller, Ray Allen, Jason Kidd y Jason Terry) y en los Play-Offs, con su porcentaje de acierto en temporada regular (40,1%, mientras que los cuatro citados tienen 39,9%, 39,5%, 34,8 y 39,4 respectivamente) Stojakovic se puede considerar estadísticamente como el mejor triplista de la historia de la NBA. Stojaković fue además el jugador más joven de la historia de la NBA en alcanzar los 1500 triples convertidos en temporada regular y el único en alcanzarlos siendo menor de treinta años.

Si se suman todos los triples anotados en toda su carrera, desde su debut en el Estrella Roja (1992) hasta su retirada (2011), incluyendo 2 temporadas en la Liga Yugoslava, 5 en la Liga Griega, 13 en la NBA y sus partidos con la selección serbo-montenegrina de Yugoslavia (1999, 2000, 2001 y 2002), Stojakovic es, de facto, el máximo triplista de la historia del baloncesto.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría La Gambeta en La Colonoscopia.

A %d blogueros les gusta esto: