La revolución de los callos

21/01/2014 § Deja un comentario

En cierta izquierda –como ha ocurrido en Burgos- ven un adoquín levantado y se ponen cachondos. Dicen que Marx vuelve a estar de moda, y todo se interpreta como un signo de que el Capitalismo está a punto de estallar. Lo cual, por cierto, sería un palo para los comunistas chinos, ahora que le han cogido el truco. Pero lo cierto es que la protesta estalla cuando a uno le quitan la plaza de aparcamiento, que uno puede estar en el paro, pero no estar media hora dando vueltas con el coche.

Unos 200Km al sur otra protesta estalla, esta vez eso sí, sin adoquines de por medio. No deja de sorprenderme la fiebre que ha habido en las últimas semanas en Twitter por la posible desaparición del Real Ávila. Al poco, de la sorpresa pasé al cansancio y de ahí a dejar de seguir a cualquier persona que insistiese en exceso con el tema. En el Adolfo Suárez tenemos nuestro particular Coliseum Alfonso Pérez. Si un día a Springsteen le da por tocar en el Coliseum no pasaría del 30% de aforo y no más del 20% si lo hiciese en el Adolfo Suárez. No por Springsteen vaya, sino porque son estadios que dan una especie de bajona indescriptible. Así que supongo que toda esa gente enfurecida vería los partidos por streaming o, como hacen en Vallecas, desde las plantas superiores de los edificios cercanos.

Deberemos acostumbrarnos a las protestas poco revolucionarias. A que la gente salga a la calle porque no fabrican la Coca-Cola con su nombre o porque en los bares ya solo ponen de pincho callos enlatados. Lo cual, por cierto, es para quemar algún contenedor que otro.

 

Imagen

Pulitzer

09/01/2014 § Deja un comentario

Hace unos días, en un autèntico contubernio rojo-etarra-abortista, un miembro de este blog (y menudo miembro) coincidió con otro ilustre miembro (éste de menor envergadura) del blog amigo los4Palos… un tal Willy (buen comedor, mejor bebedor). ¿Qué evento podría conjugar a estos think-tanks con patas? La visita de Javier Gallego ‘Crudo’ (@carnecrudaradio), nada más y nada menos.

Hace falta más como ésto

Para los que no conozcan a este periodista (I pity the fool!), Javier Gallego se hizo un nombre con un programa de radio caústico e irreverente llamado Carne Cruda, en la antigua RNE3. Aquel programa fue cancelado tan pronto como mi querido Partido Popular ganó las elecciones y descabezó la emisora, que cambió de manos (y de rumbo). Habrá quien, a día de hoy, siga pensando que España no es una dictadura, que no existe la censura. Este humilde articulista, en este humilde blog y en concreto en este humilde post, pretende argumentar lo contrario.

En los últimos tiempos, la profesión periodística no es que haya perdido su buen nombre, es que es una de las profesiones peor valoradas por los españolitos de bien (http://www.huffingtonpost.es/2013/03/06/periodista-y-juez-las-profesiones-menos-valoradas_n_2817821.html). ¿Por qué? ¿Estarán hartos de ser manipulados?

De un tiempo a esta parte, en un ejercicio de resistencia suprema, un servidor sintoniza cada mañana a Fedeguico a las siete de la puta mañana. Es admirable. No es posible calentar los cascos y los genitales con menos palabras y en menos tiempo. Me ayuda a levantarme de un salto gracias a su línea editorial: putos catalanes, puto el Rey y putos socialistas/abortistas/etarras/sindicalistas.
Esa libertad de expresión que tanto enarbola, en la que se cisca cada mañana, es la que le permite no pisar la prisión. Se queda en algún multón de vez en cuando por hablar más de la cuenta.

Aggggggiba!

Aggggggiba!

El problema del periodismo actual nunca ha sido ni es el mensajero. Ni siquiera el vocero. Es la economía, estúpidos! Por cada Losantos enloquecido, hay alguien o algo detrás que financia la soflama. Por cada Pedro Jota soltando barbaridades, hay un político detrás con una intención aviesa que devuelve los ‘favores’ con licencias de radio o TDT. La jugada no siempre les sale bien, hay casos honrosos para el Pueblo como la quiebra en ciernes de Intereconomía.
Las redacciones pasaron de tener 3 redactores + 1 comercial a 1 redactor + 3 comerciales. Y ese redactor, por supuesto, sigue la línea editorial que le viene de muy arriba. Como en los partidos políticos, vamos… Hay que pagar las nóminas millonarias de los cuatro dinosaurios de cada grupo y mientras los periodistas rasos a cuatro perras el artículo o a tres duros la hora de trabajo…

El amigo Pedro Jota, precursor en España del erotismo amateur, se autoproclama Adalid de la Verdad enmerdando durante años el proceso judicial del 11-M y ahora buscando vaya-usté-a-saber qué finalidad promocionando el Caso Bárcenas… ¿Todo ésto lo hace por buscar la Verdad? No, amigos, es sólo dinero.

Kiss me, Jose Mari

“Kiss me, Jose Mari, my darling”

Lo magnífico que tiene todo ésto es que cualquier freak como Marhuenda puede vivir (y muy bien) lamiendo algún traserillo y quedando en evidencia en cualquier tertulieta basurilla.

Que no se me acuse de partidista. Prisa está así de mal por sus ineptos dirigentes. Convertir a El País en un panfleto de nuevos ricos y la SER en un putiferio buenrollista donde nada funciona (con Barceló, Francino y Nierga recolocados ad nauseam Y SIN FUNCIONAR A NINGUNA HORA…banda de inútiles) es el mejor resumen de la decadencia del grupo.

Comparto con ustedes uno de mis marcadores favoritos: http://esmola.wordpress.com/2012/07/09/los-duenos-de-la-informacion-ii/.
Ese gráfico sobre los holdings empresariales detrás de los medios explica claramente porque la profesión está como está. UN ASCO.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para enero, 2014 en La Colonoscopia.

A %d blogueros les gusta esto: