¿Por qué España no pertenece al Primer Mundo? Cinco puntos fundamentales.

25/04/2013 § 5 comentarios

1. Una democracia poco desarrollada

Treinta y cinco años son insuficientes para la fortaleza de una democracia parlamentaria. Son insuficientes para generar mecanismos de autoajuste.
En España se ilegalizan partidos en pleno siglo XXI. La democracia no debe ser acotada. Se requiere la participación de todos, guste más o menos el ideario del partido. Los demócratas-de-toda-la-vida no hacen honor a tal apelativo.
La corrupción política a todos los niveles está asumida. Concursos públicos opacos, arquitectos-estrella, favores a amiguetes, enchufismo,… fondos de la UE destinados a infraestructuras inútiles e innecesarias (aeropuertos y Alta Velocidad).

Luis I El Cabrón

Es difícil entender que los miembros del Tribunal de Cuentas (el órgano de supervisión económico-financiera del sector público estatal, autonómico y local, así como de la contabilidad de los partidos políticos) sean políticos.
Es difícil entender que partidos políticos persigan a jueces por investigar sus (presuntos) delitos.
Esa manía del Delegado de Gobierno de turno en soltar a los perros ante cualquier protesta social.
La (ir)responsabilidad de los medios de comunicación, intoxicando y radicalizando a los ciudadanos hasta convertirles en hooligans políticos, por propio beneficio. Servilismo que se recompensa con licencias de TDT o prebenda similar.

2. La rémora del franquismo

Consecuencia directa del anterior punto. O viceversa.
En Alemania o Italia (por citar dos democracias europeas cercanas) es impensable dedicar plazas y calles a golpistas o dictadores. La interpretación de la historia no debe ser tergiversada. Cualquier jovencito alemán ha sido educado sobre los horrores que causaron sus antiguos líderes y es la mejor forma de asegurar que errores del pasado no se vuelvan a cometer.

“Algo debe cambiar para que todo siga igual”

España es el único país en el que triunfó el fascismo. Yendo más allá, el Régimen no fue derrocado sino prorrogado (“Lo dejo todo atado y bien atado”), situación que no se asemeja a la ocurrida en otros países con menor tradición democrática que España (la llamada Primavera Árabe). El franquismo tuvo dos greatest hits: el atraso económico-social del país con respecto a Europa y el atraso cultural, de toda una generación de brillantes artistas que vieron sus pellejos en peligro.
Las tropelías cometidas durante la posguerra no serán investigadas y menos aún, juzgadas. Se explica sabiendo que hay partidos políticos que se niegan a condenar el franquismo a día de hoy.

3. La inexistencia del laicismo

Los ministros juran sus cargos delante de un crucifijo. Los días festivos son festividades religiosas. Miembros de la Iglesia en los consejos directivos de las cajas de ahorros (inmersas en un proceso obligado de concentración y fusión). Se recortan los presupuestos de educación pública pero no se tocan las subvenciones a la educación concertada. Leyes que son atacadas o rebajadas por la presión de la Conferencia Episcopal Española.

“Equis! Uve! Palito!”

Es ridículo plantear la separación efectiva Estado-Iglesia. Según datos de la propia CEE, el Estado otorga 12,5 millones de Euros mensuales para “el sostenimiento básico de las diócesis” (150 millones al año, prácticamente 25000 millones de pesetas) a lo que hay que añadir rebajas fiscales: exención de contribuciones especiales, exención de Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras,… De lo que no se habla es de la exención del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles estipulado en la Ley de Mecenazgo de 2002 (se estima en 100.000 propiedades a lo largo de la Piel de Toro). Tampoco se menciona el destino de las obras sociales de las Cajas de Ahorro dedicadas a la restauración de monumentos, entre ellos muchos inmuebles propiedad de la Iglesia (así que, llámenme malpensado, yo creo que el cepillo no se utiliza para mejorar rosetones y bóvedas de crucería).

4. Una clase empresarial caduca y medieval

Una lacra absoluta. Las grandes empresas españolas son, en su mayoría, la privatización de los antiguos monopolios estatales, eso que se denomina campeones nacionales. Empresaurios incapaces para la gestión y la competitividad que ello implica. Auténticos negreros de tiempos pretéritos, previos al sindicalismo. El miedo al despido se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de los españoles y en el arma perfecta para la sodomización al trabajador. Se ha aprovechado durante esta crisis a otorgar mayor poder al empresario frente al trabajador, circunstancia aprovechada para reducir plantillas por aquello del qué-dirán-los-accionistas y para masacrar directamente en los convenios colectivos.

Conciliación laboral y familiar.

Por no hablar del fraude fiscal. Todos los desfalcos y mamoneos de las grandes empresas son el cáncer más grande de este país y el que nos arrastra al sumidero tercermundista. Como agravante, las PYMES (auténtico motor económico) son fritas a impuestos y la burocracia para su constitución sigue siendo cara e interminable.

5. El carácter español

Un Pueblo aborregado y pasota, incapaz de elaborar juicios propios y no ser manipulado. ¿Qué más tienen que hacer los gobernantes en Madrid, Comunidad Valenciana, Cataluña o Andalucía para echarlos a patadas?
Un Pueblo egoísta y cainita, incapaz de involucrarse en el progreso común.

“Soy español. ¿A qué quieres que te gane?”

Un Pueblo inculto. Tasas de analfabetismo y fracaso escolar INACEPTABLES. Tasas de lectura y comprensión lectoras INACEPTABLES. Faltas de ortografía INACEPTABLES. Nivel de idiomas INACEPTABLE. Shares televisivos INACEPTABLES. Noticias como ésta: http://www.abc.es/20120221/deportes-futbol/abci-museo-barca-tercero-visitado-201202211642.html INACEPTABLES (sin coñas, gracias). Que los Gobiernos dediquen esfuerzos en promover la incultura (subiendo tasas, creando cánones, penando el comparto de archivos) es desesperante.
Un Pueblo racista, machista y homófobo. Las diferencias salariales son excusa suficiente para poner responsables al extremo de una soga. Una sociedad moderna es incompatible con todo tipo de discriminación.

Anuncios

Pedja Stojakovic. Sangre balcánica.

20/04/2013 § Deja un comentario

Al igual que si uno nace en los arrabales de Buenos Aires adquiere un don natural para dar patadas a un balón, si viene al mundo en lo que un día fué la República Socialista Federativa de Yugoslavia lo tiene medio hecho para ser alguien en ésto del baloncesto. Vamos, que es ponerle un poco de ganas, o a veces ni eso.De ahí nació la mejor selección FIBA de la historia. Los Petrovic, Divac, Kukoc, Radja, Paspalj, Savic, Danilovic y compañía marcaron una época. La guerra en Yugoslavia privó al mundo de ver a esa irrepetible generación enfrentarse al Dream Team de EEUU en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. El propio baloncesto  fue usado por los políticos yugoslavos para enfrentar a la población, exagerando hechos como el incidente de Divac con la bandera croata justo después de ganar Yugoslavia el mundial de baloncesto de 1990.

Pedrag, Peja Stojakovic, nació el 9 de Junio de 1977 en Pozega (actual Croacia), y aunque no perteneció a esa generación dejó una huella imborrable en el baloncesto. Mi primer recuerdo de Peja fue en el Eurobasket de 2001, acribillando a España en las semifinales con 30 puntos. Los jóvenes Gasol y Navarro tenían poco que hacer frente a un Peja que fue el mejor jugador del torneo, llevando a la selección de Yugoslavia al título. Fue justo ese año cuando, después de dos temporadas como suplente, explotó en los Sacramento Kings de la NBA, promediando 22 puntos y 6 rebotes por partido, así como un excelente 40% en tiros triples, entrando así en la aristocracia de la liga. Justo ese año Peja está a punto de conseguir el MVP de la temporada, pero un joven Tracy por qué eres tan bueno McGrady le arrebata finalmente el título.

Image

Junto a Mike Bibby, Doug Christie, Chris Webber y Vlade Divac conformó un equipo inolvidable. En 2002 protagonizaron uno de los mejores duelos de la historia de la NBA frente a los Lakers de Saquille O´Neal y Kobe Bryan en la final de conferencia. Posiblemente, dos de los diez mejores jugadores de la historia del basket, como O´Neal y Kobe, tuvieron que exprimirse al máximo para ganar por 4-3 a unos Sacramento que no volverían a llegar tan lejos. Peja pudo quitarse el mal sabor de boca ese mismo verano proclamándose campeón del mundo con Yugoslavia, anotando 26 puntos en una gran final contra Argentina.

Image

En la temporada 2003-04 fué el segundo máximo anotador en la NBA, con 24,2 puntos de media, siendo superado otra vez por McGrady. A partir de la 2005-06 empezaría un periplo por varios equipos como Indiana, Hornets o Raptors en el que su sueldo iba aumentando a la par que sus estadísticas iban decreciendo. No obstante, su privilegiada relación con el aro le permitió marcar un nuevo hito el 19 de noviembre de 2006, al convertirse en el primer jugador de la historia en anotar los primeros 20 puntos de su equipo en un partido, ante los Bobcats.

Ya en 2011 y lastrado por las lesiones, Stojakovic firmó un contrato por el mínimo (400.000 dólares), con los Dallas Mavericks. Su decisión fue muy aplaudida por expertos, ya que consideraban que Peja estaba perdonando mucho dinero de Europa para poder hacerse finalmente con el ansiado anillo de campeón NBA. Sin embargo, su muñeca aún guardaba un último recital. Fue, además, una pequeña venganza contra los Lakers. En el cuarto partido de su duelo en la semifinal de conferencia, Stojakovic hurgó en la herida de los angelinos, que fueron dolorosamente barridos (4-0) con una escandalosa paliza (122-86) en la que Peja volvió a mostrarle letal, infalible en las seis veces que se levantó desde más allá del perímetro (http://www.youtube.com/watch?v=PL_CDL_P7S0).
El 12 de Junio de 2011. Peja se hacía con su anillo, después de que los Mavericks barriesen del mapa a los Miami Heat de Lebron. Stojakovic conseguía su anillo tras 13 años en la NBA y con 34 años.
Image

Si se combina el número de triples anotados en temporada regular (quinto, por detrás de Reggie Miller, Ray Allen, Jason Kidd y Jason Terry) y en los Play-Offs, con su porcentaje de acierto en temporada regular (40,1%, mientras que los cuatro citados tienen 39,9%, 39,5%, 34,8 y 39,4 respectivamente) Stojakovic se puede considerar estadísticamente como el mejor triplista de la historia de la NBA. Stojaković fue además el jugador más joven de la historia de la NBA en alcanzar los 1500 triples convertidos en temporada regular y el único en alcanzarlos siendo menor de treinta años.

Si se suman todos los triples anotados en toda su carrera, desde su debut en el Estrella Roja (1992) hasta su retirada (2011), incluyendo 2 temporadas en la Liga Yugoslava, 5 en la Liga Griega, 13 en la NBA y sus partidos con la selección serbo-montenegrina de Yugoslavia (1999, 2000, 2001 y 2002), Stojakovic es, de facto, el máximo triplista de la historia del baloncesto.

Firme Usted Aquí (IV)

14/04/2013 § Deja un comentario

50 SOMBRAS DE SADE (POR LUPANAR)

Pocas mujeres de mi entorno conozco que no hayan sucumbido a las perversiones de Grey y a sus 50 sombras; que más de una me ha confesado que su lectura alegra esos largos trayectos de metro o bus de una manera casi invisible para el resto de humanos. Mis disculpas a las acérrimas, pero desde el primer momento este libro me pareció bastante soso; diálogos poco elaborados, situaciones típicas-tópicas, personajes flojos. También es verdad que no llegué a la parte interesante donde comienzan los azotes y los “oh, nena. Como me pones” ; probablemente mi discurso sería diferente. Pero las modas, modas son. Y ahora por lo visto está de moda que mujeres de todas las condiciones y edades lean este libro sin ningún tipo de pudor, casi como una proclama a una revolución sexual literaria. Incluso, como ya se ha dicho en este foro, este libro ha despertado alguna que otra conciencia dormida: que ellas se merecen a un Grey en su vida y no a su maridín. Por eso, no sucumbir a esta moda para mí hubiera sido como no haber bailado la macarena cuando lo bailaban hasta en Japón o no haber tenido un cutre-grupo de imitación de las Spice Girls con tus amigas del cole (incluyendo a la Spice furcia). Yo también me merezco mi affaire literario.

Imagen

Más que por iniciativa propia, el destino puso en mis manos un ejemplar de las mejores novelas eróticas (por llamarlo de alguna manera) de todos los tiempos: “Justine, o los infortunios de la virtud”  (escrita en 1791), del Marqués de Sade, Perdón: el genial, astuto, magnifico, ateo, rebelde y como no, depravado Marqués de Sade, que todavía sigue poniendo patas arriba la conciencia y moral de sus lectores. Encarcelado varias veces por cuestiones políticas y acusado de “desenfreno exagerado” por la Francia del s. XVIII, fue un escritor contracorriente. No olvidemos que en la época de Sade, la disputa sobre los actos y pensamientos morales o inmorales estaba servida. A principios del s. XVIII la sodomía se castigaba con severidad (incluso hoguera), y ya desde el s. XVII la educación moral de las élites y del pueblo llano era una tarea encomendada al clero, que contaba con hordas de confesores que escuchaban los pecados relacionados con la masturbación o la frecuencia de los contactos sexuales en el matrimonio (la familia era el eje sexual de la sociedad).  Lejos de haceros un spolier traicionero de esta obra maestra, mi única intención aquí es que os atreváis a echarle un ojo. Y digo atreváis, porque en ella no vais a encontrar libertinos que sucumben al amor, ni relaciones pasionales, ni personajes entrañables. Vais a encontraros a una protagonista, Thérèse, que está dispuesta a arriesgar su vida y a permitir los actos más inhumanos con tal de preservar su virtud (que lamentablemente no tarda mucho en perder).

Sade expone una ácida y genial crítica al culto por la castidad (y más concretamente la femenina) que se extendía por toda la Europa del XVIII, ya que para Sade, las pasiones humanas (y aquí se incluyen las más bajas) vienen así reguladas de naturaleza; y la naturaleza es ella misma, ajena a todo tipo de norma, ley o condición moral. Por lo tanto, nosotros los humanos, no somos quienes para regular ni la naturaleza ni sus impulsos con nuestras leyes o concepciones morales. Porque él ya lo dijo; son las leyes las culpables de los crímenes, ya que son ellas las que lo estipulan así, cuando la única ley posible debería ser la de la naturaleza. Con este pensamiento, es difícil imaginar a Sade condenando moralmente actos como la masturbación, las orgías, el adulterio, la sodomía o los fustigamientos y ahorcamientos sexuales. Libertinaje en resumidas cuentas. Y todo esto es lo que nos muestra la novela (con todo lujo de detalles para los más interesados). La protagonista se enfrenta a grotescas situaciones de las que no saldrá airosa, y el lector es consciente desde el principio de que si esta chica se hubiera saltado a la torera todos los moralismos y concepciones mojigatas y entregado a la diversión y al desfase absoluto, habría sido la reinona del cotarro. Para Sade todo tiene justificación, siempre y cuando salga de los instintos naturales del hombre; utilizando para ello unos argumentos difíciles de rebatir que van más allá del “pa chulo chulo, mi pir…..”. La conclusión a la que llegué yo después de leer este libro (aparte de que con un poco de picaresca puedes justificar lo injustificable), es que nosotros los humanos (sí, incluso tú que no lees novelas eróticas o te escandalizas con los escarceos amorosos de Gandía Shore o fauna similar), no estamos liberados de nuestros impulsos naturales por muy bajos que sean; porque  tal como confesaba Sade en una carta a su mujer en  1781, éste imaginaba  actos y situaciones y se deleitaba con ellos, que de llegar a cometerlos sería condenado por criminal o asesino. Y surgen las dudas: ¿no hacemos o decimos cosas porque no queremos, o por lo que la gente pueda pensar de nosotros? ¿Esos instintos están reprimidos o es que realmente en ciertas personas no se dan? ¿Cuántas veces nos hemos echado para atrás porque no era lo correcto o mejor aún, nos habían dicho que no era lo correcto? ¿Es moralmente aceptable que estos instintos salgan a la luz?. Todos hemos mentido en alguna ocasión y agachado la cabeza jugando al “yo nunca”. Todos nos hemos imaginado las perversiones más irresistibles con la profe castigadora, el jefe de turno, la compañera de trabajo, el frutero, el vecino del sexto o por qué no, con la madre cañón de nuestro mejor amigo. Como ya nos dijo Sade: “Así pues, si los vicios le sirven: ¿por qué querríamos nosotros resistirnos? ¿Con qué derecho nos empeñaríamos en destruirlos? ¿Y a santo de qué sofocaríamos su voz? Un poco más de filosofía en el mundo no tardaría en ponerlo todo en orden, y haría ver a los magistrados y a los legisladores que los crímenes que censuran y castigan con tanto rigor tienen a veces un grado de utilidad mucho mayor que esas virtudes que predican sin practicarlas ellos mismos y sin recompensarlas jamás”.

Imagen

Leedlo. Reflexionad. Decidid. Y si sucumbís al vicio, haced lo que os dé la gana, como hizo Sade.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para abril, 2013 en La Colonoscopia.

A %d blogueros les gusta esto: