Boy Bands o ‘How I Learned To Stop Worrying And Love The Show Business’ (I)

28/03/2013 § Deja un comentario

Siempre me han producido fascinación estos grupos.

Saben que pronto desaparecerán, saben que son un producto artificial. Sus canciones son ñoñas, su estilismo y gusto musical son propios de H&M (moderno, pero barato y de poca calidad) y aún así, no se extinguen.
Tu primer contacto (en realidad no lo hay) son esas reuniones “secretas” que organizaban las chicas de tu instituto. Aquellas chicas (a las que intentabas manosear sin éxito por aquello de la curiosidad adolescente) llevaban sus carpetas forradas con fotos y pegatinas de la Superpop o la Bravo. Aprendían sus canciones y coreografías. Alguna que otra ingenua les enviaba cartas perfumadas. Lo que han hecho estos grupos por la sexualidad femenina adolescente no hay libros suficientes que lo estudien.

Por definición, una boy band es un grupo vocal formado por varios jovencitos, “bien” vestidos, “bien” peinados, estereotipados (desde el macarrita al perfecto yerno para tu madre), con mejores o peores dotes para el playback y el bailoteo, dirigidos desde la sombra por productores despiadados con los testículos pelados en la industria musical. Merchandising con patas, a la última en cuanto a tendencias musicales del momento. Surgen de talent shows tipo Operación Triunfo, perfecto banco de pruebas para su target: las jovencitas.
Como veremos, hay patrones que se repiten: 1) El miembro más carismático del grupo les acaba dejando tirados (lo que yo llamo hacer un ‘Amaia Montero’ de libro). 2) Lo de las giras y discos de comeback también tiene su aquel: “Ya era hora de reunirnos”  traducido “Poco os llamé cuando pegué el portazo”; “Llevamos ocho años queriendo hacer este disco”  traducido “Lo que ganamos nos lo fundimos en farlopa, llevamos ocho años sin comer caliente”.

El fenómeno de las boy bands nació (como muchas otras mierdas kitsch) en los ’80 con los New Edition y los New Kids On The Block, ambas de Boston.

New Edition fueron encasillados en el llamado new jack swing, un subgénero pop a caballo entre el R&B y el hip-hop (¿Alicia Keys? ¿W.Houston? ¿A.Winehouse?… bonitas, no habéis inventado nada). Música negra, heredera del soul y la Motown. Cinco chavalillos (13-15 años) que despuntaron en concursos de talento hasta lograr el pelotazo en el ’83 con su ‘Candy Girl’. Aquí tenemos al precursor de mi querida Amaia, Bobby Brown (el que aplaudía la cara a la difunta Whitney Houston, nada más y nada menos) les mandó a freir espárragos en el ’86 para llevarse los millones muertos.

Ralph Tresvant, Ronald DeVoe, Michael Bivins, Ricky Bell y Bobby Brown.
Sin siquiera edad para comprar alcohol

Como curiosidad, despidieron a su manager Maurice Starr tras fichar por MCA. Tras sucesivos (e improductivos) litigios para llevarse tajada, Starr se las organizó para crear la primera boy band global: New Kids On The Block.
Canción-franquicia:  ‘Candy Girl’ -no, no es el ‘ABC’ de los Jackson 5- (link: http://bit.ly/6jGWSv)

NKOTB al contrario que New Edition –una música más ‘local’ dicho con muchas comillas- sí tuvieron éxito global y fue la primera boy band en triunfar en España. Starr, borracho de despecho, se encargó de todo: les reclutó, negoció su contrato con Columbia y controló toda la parcela creativa (letras y coreografía).
Pese a un debut blandito y poco prometedor, el éxito global llega en el ’88: Hangin’ Tough’. El primer single ‘Please Don’t Go Girl’ recibió una buena acogida del público y a la major no le hizo falta más: inyección publicitaria al canto y estos muchachotes sonando por todas las radios. Después vendrían ‘You Got It (The Right Stuff’, ‘I’ll Be Living You (Forever), ‘Hangin’ Tough’, y ‘Cover Girl’.

Jordan Knight, Jonathan Knight, Joey McIntyre, Donnie Wahlberg y Danny Wood.
Los nuevos chavales del bloque.

Dos años después publicarían el siempre difícil tercer disco: ‘Step By Step’. Funcionó mejor fuera de los EEUU, a pesar de una agresiva campaña de merchandising. Del ’86 al ’92, nadie les hizo sombra. Ochenta millones de copias vendidas a sus espaldas.
Detalle curioso: el hermano pequeño de Donnie, un tal Mark Wahlberg, estuvo a punto de participar en el grupo desde el principio. Se decantó por una corta aventura musical paralela (Marky Mark And The Funky Bunch).
El show business es duro y el éxito, efímero. Su popularidad decayó rápidamente por tres motivos: se perdieron en pleitos absurdos, la brutal irrupción del grunge y lo mismo que le ocurrió a Elvis con la British Invasion, la competencia directa de otros jovencitos británicos: Take That. Del comeback de NKOTB hablaremos después.
Canción-franquicia: ‘Step By Step’ (link: http://bit.ly/hVhmbg)

CONTINÚA: https://lacolonoscopia.wordpress.com/2013/03/28/boy-bands-o-how-i-learned-to-stop-worrying-and-love-the-show-business-ii/

PLAYLIST EN SPOTIFY: http://open.spotify.com/user/lacolonoscopia/playlist/646GLXgpOdZ6ic59gfDVuu

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Boy Bands o ‘How I Learned To Stop Worrying And Love The Show Business’ (I) en La Colonoscopia.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: